Puntúa este Post

El Corán es considerado como la revelación de Dios. Para los musulmanes no hay otra doctrina verdadera más que el libro sagrado del Islám – los demás escritos de otras religiones son considerados como revelaciones que se han corrompido a través del tiempo. Es tanto así que consideran la identidad divina de Jesús, su muerte sobre la cruz y a la divina trinidad como inventos de los humanos que están muy distante de la verdadera revelación de Dios.

Por esa razón Dios le entrego el Corán a Mahoma con el fin de corregir los libros anteriores, enseñando que a diferencia de sus predecesores el Corán jamás puede ser corrompido y está protegida por Dios. Según su creencia el Corán es eterno y se encuentra en idioma árabe desde tiempos remotos. Existen copias de el Corán en otros idiomas, pero se les considera como que no son verdaderamente el Corán.

Mahoma fue quien recibió las revelaciones de Dios por unos largos 23 años quien en ese momento contaba con 40 años, pero no se le considera el autor de el libro sino un intermediario en las revelaciones. Se dice que el Corán y sus revelaciones fueron transmitidos por el Ángel Gabriel a Mahoma en el año 610 d.C. mientras el meditaba en una caverna cerca de la Meca en el monte Hira.

Mahoma recibió las ordenes de Gabriel que leyera, pero temblando de un miedo Mahoma le respondió que no sabía, dos veces más el ángel le pregunto lo mismo y dos veces más recibió la misma respuesta. Después las palabras fluyeron de Gabriel “¡Lee en nombre de tu Señor que ha creado: Ha creado al hombre de un coágulo! ¡Lee, que tu Señor es el más generoso! El que enseñó por medio del cálamo, enseñó al hombre lo que no sabía”.

Dentro de el Corán abarcan muchos temas variados, que incluyen a Dios el verdadero, los ángeles, los profetas, el juicio futuro, los libros santos y el yihad para extender la ley de Dios. Ese Dios verdadero no es otro que “Alá” – la palabra en idioma árabe para Dios.

Frases Religiosas de el Corán

Quienes creen y hacen obras pías, esos serán los dueños del Paraíso: ellos serán en él inmortales.

Combatid en el camino de Dios a quienes os combaten, pero no seáis los agresores. Dios no ama a los agresores.

Ningún musulmán puede matar a otro, salvo que sea por error. Si mata a un musulmán por error, se redimirá liberando a un esclavo creyente y pagando el precio de la sangre a la familia del difunto, excepto si se lo perdona…

Los lazos de sangre ligan, pero no son suficientes para que otro lleve nuestra carga.

Los hombres que condenan es porque no comprenden.

 

Author

Textos Biblicos

Write A Comment