Sentir el amor de Dios cambiando tu vida
5 (100%) 2 vote

Sentir el amor de Dios como tal, puede ejercer una influencia  positiva en nuestra existencia. Como una experiencia sanadora y renovadora en el mundo  ¿como sentir el amor de Dios?

Muchas  personas aún no pueden percibir su presencia, dudando de su existencia.

Los medios de comunicación transmiten mensajes de odio, violencia, guerras, desunión, etc . Esto influye en generar una sensación de desilusión y desánimo.

También implica que por estos mensajes, nos volvamos cínicos, negativos, vengativos, transmitiendo todo esto a los demás.

También todo esto influye en una mala percepción en la conciencia de las personas, creando sentimientos de aislamiento y desesperación.

No dudes que el enemigo disfruta de estos escenarios,  para alejarnos del amor de Dios. No lo permitas.

Empieza buscando en la misma Biblia versículos positivos  cuando sientas que tus fuerzas comienzan a flaquear. Verás que poco a poco volverás a sentir la presencia de Dios.

Como sentir el amor de Dios en tu corazón 

Los sentimientos de odio, desesperanza y  desolación no son espirituales. Son producidos por la presencia de una energía negativa en la tierra.

Cuando eso sucede, es que el enemigo está haciendo de las suyas, influyendo de forma dañina en el ánimo de las personas.

sentir el amor de Dios

Para sentir la presencia de Dios en nuestro corazón, debemos  estar plenamente dispuestos.

Debemos estar en buena sintonía, para que Dios pueda entrar en tu vida.

Debemos de estar en un nivel de plena conciencia, que nos permita abrir el corazón más plenamente,   para experimentar y recibir más de la presencia de Dios.

Al acercarnos a Dios y abrirnos al amor divino, no solo es positivo para nosotros mismos,  sino también para los semejantes en la Tierra. De esta manera, se mantiene perenne su presencia de luz y amor.

Cuando permitimos que Dios entre a nuestras vidas,  esto tiene un efecto poderoso en el mundo y en todos los que te rodean. Estaremos derrotando al enemigo y a sus planes malvados de destruir todo lo bueno en la tierra.

El amor de Dios y su presencia sanadora en el Mundo

Sea cual sea la situación en la tierra, se ha dicho que el amor de Dios puede sanar todo. Esta es una realidad espiritual,  ya que permite restaurar nuestra  esencia  y  nacer de nuevo.

Todo lo que ha estado fuera de armonía, con el amor de Dios, es liberado y transformado. Todo será restaurado, todo será sanado.

Este proceso de sanación, no solo nos ayuda como individuos independientes, sino también a nuestro entorno.

No cabe duda,  que al escuchar en los medios de comunicación muchos cambios negativos que se dan en el mundo, es que algo no funciona bien. Por eso, es importante empezar desde cero para sentir el amor de Dios en nuestra existencia.

Cualquier persona de buen corazón, es capaz de distinguir lo bueno de lo malo. Sin embargo, es necesario que las  personas del mundo que comparten estos pensamientos, se unan y se organicen.

Que busquen solucionar distintos conflictos y diferencias en armonía.

Cuando una persona es capaz de distinguir cuando el enemigo hace de las suyas, significa que está en un mayor nivel de conciencia. Esto es uno de los primeros signos de un despertar de la humanidad. 

Como sentir la presencia sanadora de Dios en tu vida

Un día la humanidad conocerá,  sentirá y experimentará  completamente la presencia del amor de Dios en su corazón, como una realidad viva.

La esencia de Dios,  no solo se puede sentir en tu conciencia, sino que ahora también se puede sentir de manera tangible en distintos espacios de la tierra.

No solo está dentro de la Iglesia, lo puedes sentir en todo momento.

El amor de Dios también se puede sentir, irradiando en los corazones y en las mentes de personas de buena voluntad.  Estas personas buscan representar a Dios  y transmitir sus enseñanzas en la tierra.

Formas de comenzar a sentir el amor de Dios 

Hay dos maneras en que puedes comenzar a sentir y recibir más de la presencia sanadora del amor de Dios en tu vida.

La primera manera , es tomarte unos minutos de cada día para mirar a tu alrededor.  Se puede meditar en silencio, orar, pasar tiempo  en la naturaleza o simplemente,  sentarse y respirar.

Al hacer esto regularmente, por intermedio de la oración profunda y la intención de abrir tu conciencia, te sentirás más preparado para recibir más amor de Dios.

Mediante la apertura de tu conciencia y percepción, comenzarás a experimentar y sentir la presencia de Dios.

La segunda manera donde puedes comenzar a experimentar más plenamente el amor de Dios,  es unirte a otras personas en oración.

Congregar junto a otras personas que comparten creencias similares a la tuya, que lean la Biblia, que practican y mantienen su fe, es una forma clara de cómo sentir el amor de Dios.

Hay muchas maneras de experimentar el amor de Dios, y si lo haces en compañía de otras personas, te ayudará a fortalecer tu fe.

Lo importante es que elijas un grupo, un camino espiritual o una práctica religiosa con la que te sientas conectado, que te levante, te anime y te restaure.

El amor de Dios solo trae luz a tu vida ¡búscalo!

Este tipo de espacios te permiten reforzar tu fe y no dejarte influenciar por opinione negativas externas.

En cualquier reunión espiritual, los participantes deben dejar de lado sus preocupaciones personales por un tiempo y enfocarse en Dios.

Cuando un grupo de personas hace esto, el efecto sanador es profundo y beneficia no solo a los participantes, sino también a las personas de su entorno.

Que puedas congregar,  te ayuda a sentirte respaldado por gente similar a la tuya, que vive en base a su fe, y el enemigo no tendrá cabida en esos espacios. Terminará siendo derrotado.

En estos tiempos, cuando hay mucho  sufrimiento en el mundo,  todo lo positivo suma.  Contribuye a través de tus acciones a traer mayor amor y luz al mundo, ya que será es beneficio de la humanidad.

Incluso los pequeños y simples pensamientos y acciones, que nadie más que Dios ve, son significativos.  Todos tus pensamientos y acciones contribuyen al plan de Dios en tu vida.

Al elevar y transformar tu propia conciencia, estás participando en algo mucho más grande.  Mediante tus acciones, puedes sentir el amor de Dios en tu corazón,   así como un efecto de transformación y sanación de toda la humanidad. 

A  partir de ahora, no importa en qué espacio te encuentres, ni cómo te sientes ahora  mismo, busca la transformación personal y de la gente a tu alrededor. Verás que no hay mayor satisfacción de saber qué basas tu existencia en el amor de Dios y  a los semejantes.

Write A Comment