Puntúa este Post

A continuación compartimos este artículo sobre versículos bíblicos sobre la familia y que nos enseñan sobre la crianza de los hijos.

La familia constituida por padre, madre e hijos, es un espacio donde podemos transmitir valores , formando personas plenas durante su desarrollo. Dios cuando nos creó, nos dio un encargo en la tierra:

(Génesis 1:27-28) «Y Dios creó al ser humano a su imagen; lo creó a imagen de Dios.
Hombre y mujer los creó, y los bendijo con estas palabras: «Sean fructíferos y multiplíquense; llenen la tierra y sométanla; dominen a los peces del mar y a las aves del cielo, y a todos los reptiles que se arrastran por el suelo».

Génesis 2:24
«Por tanto el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y serán una sola carne».

Dios en su infinito amor, creó al hombre y a la mujer con el fin que puedan unirse en matrimonio y formar una familia.

En cada una de ellas, en cada hogar,  Dios espera que se transmita su palabra y sean testimonios de su amor.

Los seres humanos hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios padre, y cada uno tenemos un proyecto de vida.

Por ello, lo que se espera a cualquier persona formada en la fe,  es que en su  hogar se transmitan valores y enseñanzas de parte de los padres a los hijos.

Así mismo, el Señor encomienda la misión a los padres, que formen a sus hijos y los corrijan con amor, en un ambiente de comprensión.

Sin embargo muchos de los valores se están perdiendo, los hijos no respetan a los padres y los padres ignoran a los hijos. No olvidemos lo que la Biblia nos enseña:

Proverbios 22:6 «Instruye al niño en su camino,
Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él»

¿Esto qué significa? que como padres o tutores tenemos la responsabilidad de formar a los más pequeños correctamente.

Piensa cuando se construye una casa ¿qué sucede cuando tiene cimientos débiles?, esta será débil y estará propensa a verse afectada por cualquier situación externa.

Lo mismo sucede cuando los hijos no son formados en valores desde pequeños.  Estarán propensos a dejarse influenciar por agentes externos, por mensajes negativos, por malas influencias.

Qué dicen los Versículos Bíblicos sobre la familia sobre la educación de los hijos:

En los versículos bíblicos sobre la familia se dan pautas a familias formadas en base a fe, como deben conducirse.

Desde que nacemos, estamos sujetos a ser formados y cumplir el propósito para el cual hemos sido llamados. Sin embargo, aquellas personas que no son conducidas correctamente, están propensas a desviarse en su camino.

En Proverbios 22:6    se  indica precisamente eso,   la importancia que tiene la educación en la infancia, a fin que esos valores perduren durante toda la vida.

Una persona formada en base a la fe, en base a la Biblia y en base a lo que Jesús nos enseñó, no torcerá su camino fácilmente.

Será testimonio vivo de lo que Dios espera para sus hijos. Es en la niñez cuando los padres deben inculcar a sus hijos valores y enseñar los mandamientos que Dios nos dio.

Cuando vemos hijos rebeldes, que no honran a sus padres, que tuercen su camino y se dejan conducir por el enemigo, podría explicarse que algo falló en su formación. Si bien esto no es determinante, es necesario que se pueda analizar este escenario.

Dios enseña a través de las escrituras,  que los padres deben formar a sus hijos con orden y buscando crear estructuras.

El Señor gusta del orden. Se debe formar a los hijos desde el amor pero también buscando que sean personas plenas, con valores.

A veces muchos padres confunden el amor con ser permisivos absolutamente en todo. Por ejemplo, ante cualquier circunstancia, dicen cosas como esta:

  • ¿No es un niño responsable? pobre, es muy pequeño
  • ¿No respeta a sus mayores? compréndelo, este pequeño es  independiente, déjalo, pobre niño no se da cuenta.
  • ¿Es agresivo con otros niños y animales?,  ten paciencia, no sabe, no le digas nada.
  • Siendo adolescente, ¿bebe mucho alcohol y para  en amanecidas?. Déjenlo ¡es joven! ¿acaso de joven no hacías lo mismo?,

Es tanta permisividad la que finalmente, hace tanto daño a los hijos. Se tolera demasiado la soberbia, la irresponsabilidad, la falta de respeto a los mayores, los vicios, la pereza, el libertinaje.

¿No es acaso importante que los hijos jóvenes sean formados en versiculos de la Biblia?

Entonces ¿qué se puede pretender que sea de adulto si desde niño no se le formó correctamente?.

Recordemos lo que la palabra de Dios dice:

Efesios 6:4   Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.

Deuteronomio 6:6-7″Grábate en el corazón estas palabras que hoy te mando.
Incúlcaselas continuamente a tus hijos.
Háblales de ellas cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes.

Los padres tienen una gran responsabilidad, formar personas plenas desde el nacimiento.

Los hijos deben ser  el testimonio vivo de la palabra de Dios. Se deben formar desde el amor y corregir cuando se debe hacer.

Dios da una gran responsabilidad,  él vio a los hijos desde el vientre de su madre y espera que lleguen a cumplir el propósito de vida que se le ha encomendado. Dios nos da a los hijos como un regalo de amor:

Salmos 127:3-5
 Los hijos son un regalo del Señor;
son una recompensa de su parte.
 Los hijos que le nacen a un hombre joven
son como flechas en manos de un guerrero.
 ¡Qué feliz es el hombre que tiene su aljaba llena de ellos!
No pasará vergüenza cuando enfrente a sus acusadores en las puertas de la ciudad.

Sin embargo, es probable que aunque los padres hayan actuado de la mejor forma posible, los hijos, finalmente, sigan otro camino.

Esto es posible y sucede incluso, en las familias más estables. Si eso ha sucedido en tu familia, si tienes un familiar que ha torcido su camino, intenta ayudarlo.

A veces muchas personas pueden caer en vicios,  en malas compañías, en  delincuencia. Se han dejado llevar por malas influencias, entre otros problemas.

En este caso,  aparte de intentar ayudarlo, busca a través de la oración ayuda interna para saber qué hacer.

Intenta a través de tu amor comprensivo, conducirlo nuevamente por la senda del bien. Sin embargo, evita dejarte arrastrar por los malos caminos a donde se ha dirigido.

Recuerda que existe el libre albedrío y muchas veces aunque nos duela en el corazón, nuestros seres queridos pueden haber elegido otra  senda de vida.

Busca a Dios en cada acto de tu vida, busca a través de la oración entender el porqué de las cosas. Ten por seguro que poco a poco entenderás la razón de ser de todo lo que está sucediendo.

No desmayes en esta valiosa e importante responsabilidad que recae en ti para formar a tus hijos como personas plenas, en base a la enseñanza de nuestro Señor.

Y a los hijos, que recuerden siempre esto:

Proverbios 6:20  Hijo mío, obedece el mandamiento de tu padre
y no abandones la enseñanza de tu madre.

 

Write A Comment