Puntúa este Post

A continuación compartimos un artículo referido a versículos de la Biblia sobre la esperanza.

Conocer sobre ellas,  no solo es muy importante para una persona de fe,  sino también que las vuelva suyas.

Aprender a internalizar los versículos bíblicos de la Biblia, no solo ayudan a tener  un acercamiento real con Dios, sino,  sobretodo, confianza en lo que está por venir.

Anteriormente hemos compartido artículos referidos a la esperanza en base a lo que Dios padre nos ha enseñado en la Biblia.

Dios nos envía a través de su palabra en la Biblia, una serie de mensajes escritos a fin que confiemos en él y en sus promesas a futuro.

(Romanos 11:33).«¡Qué profundas son las riquezas de la sabiduría y del conocimiento de Dios! ¡Qué indescifrables sus juicios e impenetrables sus caminos!» 

Dios en su infinito amor, envìa muchos mensajes diariamente a nuestras vidas. Estos mensajes pueden surgir en base a las mismas experiencias,  así como  las mismas pruebas que debemos superar para fortalecernos. Confiemos en que todo tiene una razón de ser y pidamos al señor ser dignos de afrontarlas:

(Salmo 139:23) “Examíname, oh Dios, y sondea mi corazón; ponme a prueba y sondea mis pensamientos.”

¿Qué significa la Esperanza?

Si vamos a la definición conceptual, la esperanza es un «estado de ánimo optimista basado en la expectativa de resultados favorables relacionados a eventos o circunstancias de la propia vida o el mundo en su conjunto»

La esperanza de acuerdo al cristianismo, está referida la confianza de los creyentes en las promesas que Dios nos ha dado.

Es junto a la fe y la caridad, una de las tres virtudes teologales ( que significan los hábitos que Dios infunde en la inteligencia y en la voluntad del hombre para ordenar sus acciones a Dios mismo).

Como podemos ver en este versículo bíblico sobre la esperanza: 

Job 11:18 «Tendrás confianza, porque hay esperanza; Mirarás alrededor, y dormirás seguro»

La esperanza es la convicción que algo finalmente, sucederá o acontecerá de acuerdo a lo que confiamos. Es tener una seguridad  y plena certeza de «conseguir la vida eterna y los medios, tanto sobrenaturales como naturales, necesarios para llegar a ella con ayuda de Dios».

Las personas que tienen esperanza, no sentirán desesperación ni mucho menos temor. Podrán descansar confiados en que lo mejor sucederá, tarde o temprano.

¿Cómo ayuda la esperanza a tener confianza en lo que está por venir? 

Hay ocasiones que parecería que todo saliera mal. Se ve todo negativo, los problemas abundan, la tristeza se hace presa de nosotros y no vemos forma de superar los obstáculos que la vida presenta. Sin embargo, en la Biblia se encuentran las respuestas sobre lo que viene aconteciendo a través de los versículos de la Biblia sobre la esperanza. Revisemos lo que dice Romanos 5:3-4

«Y no sólo en esto, sino también en nuestros sufrimientos, porque sabemos que el sufrimiento produce perseverancia; la perseverancia, entereza de carácter; la entereza de carácter, esperanza».

En la vida pueden haber muchos problemas, no todo es un lecho de rosas. Conflictos familiares, en el trabajo, con la pareja, con los amigos, etc.

Obstáculos, agresiones, chismes, etc todo ello influye en que la vida se convierta en un desafío. En estas circunstancias, haz uso de la oración a fin puedas mantenerte cerca a Dios durante tu trayecto.

Confia en Dios tu vida, ora y pide lo que necesites, incluso, podría parecer que no te está escuchando. Sin embargo, esto no es así.

Cada problema, cada obstáculo, tiene una razón de ser. Son desafíos que la vida te da pero ten siempre presente que Dios te está escuchando cada vez que te comunicas con él.

Cómo tener esperanza en medio del sufrimiento

Dios  sabe lo que necesitas y conoce todo lo que hay en tu corazón.  No importa si la vida te hace pasar malos momentos, busca a través de la oración que Dios te ayude a tener una dirección en tu vida.  Lee los versículos de la Biblia sobre la esperanza cuando  sientas desaliento por seguir.

Dios está escuchando tu corazón, sabe tus necesidades y te auxilia en los momentos de mayor aflicción. Incluso si no sabes que pedir a Dios en oración, el Espíritu Santo intercede por ti.

Dios se preocupa por ti y te ama más de lo que puedes imaginar. Recuerda que Dios te ama y te ha elegido para que des testimonio de vida. Tu eres parte del pueblo de Dios.

Parte de tu fe y esperanza es que Dios te ha elegido y podrás superar cualquier obstáculo, saliendo de las tinieblas hacia la luz:

Pedro 2:  9 «Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable»

La Biblia nos enseña que hay que sentir confianza que incluso en la peor situación, hay esperanza

Romanos 5:3-5  
Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones,                

  sabiendo que la tribulación produce paciencia;y la paciencia, prueba;  

y la prueba, esperanza;       

y la esperanza no avergüenza;porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado

Entonces, ¿cómo podemos tener esperanza cuando todo parece derrumbarse?

En medio del sufrimiento, podemos hacer lo siguiente:

Empieza a confiar en la presencia de Dios.

Aún en la peor situación, debemos buscar regocijarnos en el sufrimiento. ¿Qué significa esto? .

Significa que como cristianos, cuando estamos en medio del dolor, no debemos  tomar esto como un castigo o pensar que Dios nos ha abandonado.

Recuerda que en los peores momentos, Dios trabaja para formarte y  ver si eres capaz de llevar a cabo su obra. Todo tiene un propósito, entrega a Dios todo lo que haces .

Recuerda que los diamantes se forman bajo presión. Piensa ¿qué tipo de pruebas habría si es que todo fuera fácil y sin esfuerzo?

¿Cómo podría afrontar obstáculos  y pruebas una persona que todo lo ha recibido fácil? Todo tiene una razón de ser, una lección oculta en la peor experiencia.

Para Dios somos sus hijos y no es que él esté buscando que nos sintamos miserables o infelices. El señor no tiene control sobre las acciones de otras personas porque existe el libre albedrío. Sin embargo, Dios ve dentro de tu corazón y te da fortaleza para aceptar cualquier situación y donde incluso, en el peor escenario, regocijarnos en el sufrimiento.

Regocijarse en el sufrimiento no significa celebrar cuando llegan las malas noticias. Pero, sí significa que podemos creer que Dios está haciendo una obra redentora y en ella debemos depositar nuestras esperanzas.

Cuando estamos en una situación de sufrimiento, a través de la oración nos acercamos a Dios de forma más intensa y podemos confiar mucho más en su presencia.

No podemos determinar el amor de Dios por nosotros basados ​​en circunstancias buenas o malas. Debemos determinar su amor basado en su sacrificio de dar a su hijo Jesús al mundo para librarnos del pecado.

Ten confianza en la provisión de Dios.

En nuestras situaciones actuales, Dios nos está diciendo que su gracia es suficiente, e incluso cuando nos sentimos débiles, nos está haciendo más fuertes de lo que nunca hemos sido.

La gracia de Dios no es una idea abstracta.  A través de su hijo Jesús por medio del Espíritu Santo se manifiesta, recordando que la gracia de Dios es la bendición que nuestro Señor nos da , recuerda lo que la Biblia señala :  «Efesios 2:8 dice, «Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros».

Todo el sufrimiento que estás pasando,  tiene una razón de ser. Dios sabe que tienes la capacidad de superarlo y poder avanzar a un  nivel completamente nuevo. Confía.

3. Deposita tu confianza en el poder de Dios

Para ser una persona de fe que vive en base a la esperanza, comienza a pensar cómo es tu vida en la actualidad.Quizás  no es como esperabas.

Aquel trabajo que querías tanto no lo obtuviste  y ahora estás en una mala situación, has recibido una mala noticia sobre salud familiar o tienes penurias económicas. Sin embargo, piensa, ¿que ganas con derrumbarte más?.

Deposita tu confianza en el señor y acepta aquellas debilidades como un reto de asumirlas, superarlas o aprender a convivir con ellas.

Corintios 12, 9b-10: Muy a gusto presumo de mis debilidades, porque así residirá en mí la fuerza de Cristo. Por eso vivo contento en medio de mis debilidades, de los insultos, las privaciones, las persecuciones y las dificultades sufridas por Cristo. Porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

Identifica ahora mismo cual es tu debilidad, aquel punto vulnerable existente,  porque es allí donde radicará tu fortaleza.  Todas las personas tenemos un punto débil y al encontrarlo, veremos donde está la prueba que la vida te ha dado.

Tal vez escucharás voces que te digan que simplemente renuncies, te rindas y dejes de luchar. No te detengas, porque donde más débil eres, más fuerte es Dios.

Recuerda que cuanto mayor sea el ataque contra ti,  mayor es la presencia de Dios y de su hijo, Jesús, en tu vida. Debes confiar en su presencia, su provisión y su poder.

Con cada prueba de fortaleza que Dios tiene en tu vida, te está transformando, no lo olvides.

Versículos de la Biblia sobre la esperanza para compartir

A continuación compartimos algunos versículos de la Biblia sobre la esperanza

Romanos 15:13

«Que el Dios de la esperanza los llene de toda alegría y paz a ustedes que creen en él, para que rebosen de esperanza por el poder del Espíritu Santo».

Mateo 11:28

Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso.

1 Corintios 13:13 »

Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor».

Salmos 121:7-8 

El Señor te protegerá;
de todo mal protegerá tu vida.
El Señor te cuidará en el hogar y en el camino,
desde ahora y para siempre.

Salmos 42:11

¿Por qué voy a inquietarme?
¿Por qué me voy a angustiar?
En Dios pondré mi esperanza,
y todavía lo alabaré.
¡Él es mi Salvador y mi Dios!

Jeremías 29:11!

«Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—,

planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza!».

Salmos 119:114

Tú eres mi escondite y mi escudo;
en tu palabra he puesto mi esperanza.

Write A Comment