A continuación, vamos a compartir en este artículo sobre cómo superar las deudas según la Biblia.

A través de la palabra, Dios habla con nosotros y nos dice que es lo que quiere para nuestra vida. Quizás en este momento, estés abrumado por problemas económicos o deudas.

Por ello, antes de comenzar a buscar otros medios que te harán a futuro mucho más daño, conoce la palabra de Dios. Empieza buscando alternativas para superar este problema, mejorando tu situación económica, cualquiera que esta sea.

Una vez que tengas claro el mensaje que Dios trae para todos nosotros en la Biblia, comienza a orar pidiendo a Dios que te ayude a salir de tus problemas.

¿Qué dice la Biblia sobre las deudas?

Dios no quiere que las personas estén endeudadas. Las deudas según la Biblia significan una forma de cadenas que limitan la libertad del ser humano.

Proverbios 22:7 
 El rico se enseñorea de los pobres,
Y el que toma prestado es siervo del que presta.

Cómo puedes observar, Dios considera que deber a otra persona, es una manera de estar “esclavizado”

¿Qué dice la Biblia sobre prestar a otras personas?

Dios quiere que seamos generosos con los demás y les prestemos ayuda. Esto no significa que nos volvamos usureros, sino al contrario, que brindemos una ayuda a las demás personas sin abusar o saca ventaja.

Deuteronomio 15:6-8 
 Ya que Jehová tu Dios te habrá bendecido, como te ha dicho, prestarás entonces a muchas naciones, mas tú no tomarás prestado; tendrás dominio sobre muchas naciones, pero sobre ti no tendrán dominio.

Préstamos a los pobres
 Cuando haya en medio de ti menesteroso de alguno de tus hermanos en alguna de tus ciudades, en la tierra que Jehová tu Dios te da, no endurecerás tu corazón, ni cerrarás tu mano contra tu hermano pobre, sino abrirás a él tu mano liberalmente, y en efecto le prestarás lo que necesite

Recordemos que esto se aplica siempre y cuando tengamos los medios para hacerlo. No debes endeudarte solo por aparentar, ya que podrás terminar esclavizando tu vida.

Dios te ayudará a que prosperes para que puedas prestar ayuda a los demás. Con estas bendiciones, no necesitarás pedir prestado y ayudarás a muchas personas a superar sus problemas.

Una persona que mejora económicamente pero se dedica a prestar con usura, no está bien vista por Dios.  No se debe usar una posición para intentar abusar de los demás.

Algo muy distinto es que dispongas de los medios, inviertas tu dinero y prestes una ayuda razonable a los demás. Esto no tiene nada de malo y Dios bendecirá tus manos para que mejores en todas las áreas de tu vida, prestando ayuda a  muchas personas, pero sin  que necesites endeudarte con los demás.

Mateo 5:42 
 Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses.

Qué dice la Biblia sobre honrar nuestras deudas

En la Biblia se señalan conceptos claros con respecto a honrar las deudas. Dios no quiere que seamos irresponsables. Debemos cumplir con las deudas y compromisos que tengamos.

Por ello, es importante honrar los préstamos recibidos y estamos obligados a pagarlos.  Veamos que dice la Biblia con respecto a ello.

Romanos 13:7 
 Pagad a todos lo que debéis: al que tributo, tributo; al que impuesto, impuesto; al que respeto, respeto; al que honra, honra.

Como liberarnos de las deudas según la Biblia

Contrariamente a lo que se podría pensar, Dios no puede quitarnos una deuda económica contraída por una mala administración.

Si bien somos sus hijos, tenemos libre albedrío y si las deudas adquiridas son a consecuencia de malos manejos, usos de tarjetas de crédito indiscriminadas así como gastos innecesarios, para librarte de tus deudas, es necesario un cambio de actitud.

Lo primero que debemos hacer como personas cristianas, es valorar con gratitud lo que tenemos. Si actualmente estás en una situación de desventaja frente a otras personas y solo buscas aparentar, entonces, estas es la forma donde estarás destinado a adquirir muchas deudas innecesarias. Evítalo.

Las deudas arruinan nuestras vidas, nuestra tranquilidad. Son una forma de ser esclavos de otras personas.

Romanos 13:8 
La responsabilidad hacia los demás
 No tengan deudas pendientes con nadie, a no ser la de amarse unos a otros. De hecho, quien ama al prójimo ha cumplido la ley.

¿Qué puedes hacer en este caso?. Comienza a pedir en oración a Dios que te ayude a superar esta situación. Pide de corazón alguna salida y la respuesta vendrá poco a poco.

La solución no es pedir más préstamos y seguir hundiéndote en problemas. La solución parte de trabajar honestamente, ser frugal en tus gastos y ordenar tus deudas pendientes.

Busca una idea, un proyecto, una inspiración para salir de este problema. Pide a Dios que te de la respuesta. Nadie te tocará ahora mismo a darte un cheque con millones, no aparecerá dinero en la puerta de tu casa. A través de la oración, podrás encontrar alternativas para salir adelante. No te darán pescado, sino debes aprender a pescar.

Te invitamos a leer lo siguiente:

2 Reyes 4:1-7

El aceite de la viuda

 Una mujer, de las mujeres de los hijos de los profetas, clamó a Eliseo, diciendo: Tu siervo mi marido ha muerto; y tú sabes que tu siervo era temeroso de Jehová; y ha venido el acreedor para tomarse dos hijos míos por siervos.

Y Eliseo le dijo: ¿Qué te haré yo? Declárame qué tienes en casa. Y ella dijo: Tu sierva ninguna cosa tiene en casa, sino una vasija de aceite.

El le dijo: Ve y pide para ti vasijas prestadas de todos tus vecinos, vasijas vacías, no pocas.

Entra luego, y enciérrate tú y tus hijos; y echa en todas las vasijas, y cuando una esté llena, ponla aparte.

Y se fue la mujer, y cerró la puerta encerrándose ella y sus hijos; y ellos le traían las vasijas, y ella echaba del aceite.

Cuando las vasijas estuvieron llenas, dijo a un hijo suyo: Tráeme aún otras vasijas. Y él dijo: No hay más vasijas. Entonces cesó el aceite.

Vino ella luego, y lo contó al varón de Dios, el cual dijo: Ve y vende el aceite, y paga a tus acreedores; y tú y tus hijos vivid de lo que quede

Pide ayuda a Dios en oración

Como podemos observar, la mujer que había perdido recientemente a su esposo, estaba a merced de un acreedor. Este se llevaría a sus hijos como esclavos por una deuda sin pagar de su esposo fallecido.

Pero ella pidió en oración una solución y la obtuvo; vender aceite, este negocio fue bendecido y prosperó. Pudo pagar su deuda y vivir con el resto de lo obtenido.

Por ello, piensa ahora mismo ¿qué talento o conocimiento tienes que puedas emprender? , ¿Qué pequeño negocio tienes que podrías desarrollar?, ¿tienes algún conocimiento?, ¿puedes vender algo desde casa?, ¿ganar dinero en tus tiempos libres? Etc.

La respuesta de Dios a tus oraciones no vendrá con un cheque en la puerta, vendrá con alguna idea, un proyecto, o una inspiración.

La mejor forma de salir de este hoyo de deudas, es rogando a Dios para que te ayude a pensar con claridad y buscar una alternativa.

Recuerda, Dios no quiere que te esclavices con las deudas. Busca manejar todo con presupuestos, ser frugal y humilde para que puedas prosperar.

Qué Dios te bendiga.

Textos bíblicos que hablan sobre préstamos y deudas

Deuteronomio 28:12 
Te abrirá Jehová su buen tesoro, el cielo, para enviar la lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos. Y prestarás a muchas naciones, y tú no pedirás prestado.

Eclesiastés 5:4 
 Cuando a Dios haces promesa, no tardes en cumplirla; porque él no se complace en los insensatos. Cumple lo que prometes.

Salmos 37:21 
 El impío toma prestado, y no paga;
Mas el justo tiene misericordia, y da.