A continuación compartimos un artículo sobre las madres cristianas según la Biblia.

De acuerdo a la palabra de Dios, ser madre es una función muy importante. Dios da la bendición de traer hijos al mundo y es la madre quien les brinda amor y protección.

En la Biblia, que transmite la palabra de Dios, se dan instrucciones específicas a las madres para cuidar a sus hijos y proteger a las familias, citando a  Tito 2:4-5 : Que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos,  a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada.

Quizás en la actualidad, cuando tanto mujer como varón trabajan y desarrollan distintas actividades fuera de casa, pueda resultar mucho más difícil cumplir el rol de madre tradicional. Sin embargo, en estos tiempos, lo más importante es la calidad de tiempo que se dedica a los hijos, más que la cantidad.

Asi mismo,  podría parecer mucho más  difícil cuando ambos padres trabajan, cumplir la disposición de estar pendientes de los hijos las 24 horas del día. En este caso, los padres deben buscar organizarse para no descuidar la formación de los hijos. Tomemos en cuenta que la crianza en los primeros años es muy importante, porque se ponen los cimientos para la futura persona adulta.

Cuando Dios bendice a la familia, da a los hijos como su regalo más preciado. Los niños son un regalo del Señor, son la muestra de su amor, veamos lo que dice Salmo:

Salmos 127:3-5
Los hijos son una herencia del Señor,
los frutos del vientre son una recompensa.
Como flechas en las manos del guerrero
son los hijos de la juventud.
Dichosos los que llenan su aljaba
con esta clase de flechas.[a]
No serán avergonzados por sus enemigos
cuando litiguen con ellos en los tribunales.

La Biblia reconoce muchas cualidades en la madre cristiana. Así mismo, indica cuales son las características que deben tener en base a la palabra de Dios.

En la Biblia se habla que la madre como tal debe estar dispuesta a pasar tiempo con sus hijos o en todo caso, estar pendiente de ellos en todo momento. Qué sean madres abnegadas a sus hijos.

Los padres deben criar a sus hijos dentro de un ambiente respetuoso, siendo criados en base a la fe en Dios.

Así mismo, los padres deben formar a los hijos como seres humanos plenos, con valores cristianos.

Del mismo modo, la función de ambos padres  implica también aplicar la disciplina. Muchas veces se confunde el amor con permitir que los niños desobedezcan a los padres. Los hijos deben reconocer desde muy pequeños, la autoridad de los padres.

La Biblia señala en muchos de sus pasajes, que los padres deben ser honrados por los hijos y por lo mismo, los padres deben formar a sus hijos correctamente, donde aprendan a respetar la autoridad.

Los padres deben ayudar a sus hijos a  desarrollar sus capacidades. Deben apoyarlos para que puedan crecer y prosperar económicamente. Así mismo, deben tener libertad para fallar y en base a sus errores, crecer.

La madre y el padre deben brindar apoyo incondicional a los hijos, corrigiéndolos cuando vayan por malos pasos. Incluso cuando los hijos sean adultos, el consejo de los padres nunca debe fallar.

Finalmente, los padres deben buscar vivir en sabiduría y tener integridad.  Los padres deben buscar ir por la vida en buenos pasos, siendo un modelo para que los hijos puedan aprender de ellos.

¿Todas las mujeres son llamadas a ser madres? 

La Biblia no señala en ningún lugar en específico, que haya una obligación a que todas las mujeres sean madres. Todas las personas son llamadas a desarrollar sus talentos  y vocación en nombre del señor.

Si una mujer es llamada a cumplir otro rol de acuerdo a su vocación, para ello, existe el libre albedrío y Dios también la bendecirá en todos sus proyectos.

Sin embargo, a todas aquellas mujeres que son llamadas a ser madres, tienen una alta responsabilidad.

Aquellas mujeres que eligieron ser madres, cumplen un papel único y fundamental en la crianza de sus hijos. Traer hijos al mundo es una bendición cuya responsabilidad acompaña a la madre durante toda la vida. No porque el hijo sea mayor de edad, significa que la madre no deba intentar guiar por medio de consejos a los buenos pasos.

Si bien el papel de madre cuando son bebés y niños es más dado a la protección y cuidado, cuando los hijos crecen igual la madre tiene un papel fundamental, basado en el apoyo moral y emocional.

Si bien el papel de la maternidad debe cambiar y desarrollarse a medida que los hijos van creciendo,  el amor, la atención, la crianza y el aliento que una madre brinda nunca deben cesar. En el Salmo 127 se habla de la herencia que constituyen los hijos, así como una bendición. Los hijos traen felicidad al hogar. Recordemos lo que se nos dice en los salmos:

Salmos 113:5-9

 ¿Quién como Jehová nuestro Dios,

Que se sienta en las alturas,

Que se humilla a mirar

En el cielo y en la tierra?

 El levanta del polvo al pobre,

Y al menesteroso alza del muladar,

 Para hacerlos sentar con los príncipes,

Con los príncipes de su pueblo.

 El hace habitar en familia a la estéril,

Que se goza en ser madre de hijos.

Aleluya.

Dios elige dónde será el hogar para los hijos. El elige a los padres para determinados niños que vendrán al mundo.En la Biblia Dios otorgó la maternidad a personas poco probables, a fin de demostrar su poder infinito.

Tomemos en cuenta también, que muchas veces se podrá ser madre sin que haya un vinculo biológico, como es el caso de los padres que adoptan. Aquí el llamado viene a ser el mismo, cuidar, amar y proteger a ese niño, cuidando sus pasos.

Finalmente, recordemos que a maternidad tiene una importante función así como  responsabilidad . Ser madre es un llamado del Señor, una de las formas en que podemos glorificarlo y servirlo, a través de la crianza de nuestros hijos.

Citas bíblicas que hablan sobre la maternidad

A continuación compartimos el siguiente artículo sobre la maternidad y los padres.

Deuteronomio 6:6-7
Grábate en el corazón estas palabras que hoy te mando.
Incúlcaselas continuamente a tus hijos.
Háblales de ellas cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes.

Efesios 6:4 4
Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.

Deuteronomio 4:10
El día que estuviste delante de Jehová tu Dios en Horeb, cuando Jehová me dijo: Reúneme el pueblo, para que yo les haga oír mis palabras, las cuales aprenderán, para temerme todos los días que vivieren sobre la tierra, y las enseñarán a sus hijos;

Proverbios 22:6
Instruye al niño en su camino,
Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.

Hebreos 12:5-11 Nueva Traducción Viviente (NTV)
¿Acaso olvidaron las palabras de aliento con que Dios les habló a ustedes como a hijos? Él dijo:
«Hijo mío, no tomes a la ligera la disciplina del Señor
y no te des por vencido cuando te corrige.
Pues el Señor disciplina a los que ama
y castiga a todo el que recibe como hijo»[a].

 Al soportar esta disciplina divina, recuerden que Dios los trata como a sus propios hijos. ¿Acaso alguien oyó hablar de un hijo que nunca fue disciplinado por su padre?
Si Dios no los disciplina a ustedes como lo hace con todos sus hijos, quiere decir que ustedes no son verdaderamente sus hijos, sino ilegítimos.
Ya que respetábamos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, entonces, ¿acaso no deberíamos someternos aún más a la disciplina del Padre de nuestro espíritu, y así vivir para siempre?[b]

Pues nuestros padres terrenales nos disciplinaron durante algunos años e hicieron lo mejor que pudieron, pero la disciplina de Dios siempre es buena para nosotros, a fin de que participemos de su santidad.
Ninguna disciplina resulta agradable a la hora de recibirla. Al contrario, ¡es dolorosa! Pero después, produce la apacible cosecha de una vida recta para los que han sido entrenados por ella.